b a d r ,

LG: “Tan realistas que dan miedo” O quizás no.

Está demostrado que si hacemos vivir al consumidor una experiencia fuera de lo común con nuestra marca y luego la subimos a YouTube para que circule por las redes sociales, es muy probable que consigamos que la acción se haga viral.

 

El resto es bien sabido: máxima notoriedad, publicity y reconocimiento con la mínima inversión en presupuesto. Es por estas enormes ventajas por lo que las marcas se han puesto las pilas y han empezado a bombardear internet con este tipo de acciones… hasta el punto de inventárselas.

 

La marca LG ha querido demostrar la calidad de sus nuevos monitores IPS llevando a cabo una comunicación bajo el lema “So Real, it’s scary!” que intenta asociar sus productos con el realismo en la imagen. Para ello, ha decidido forrar con pantallas el suelo de un ascensor y simular en ellas que este se viene abajo cuando cualquier persona entra dentro para subir de piso. Un buen susto y risas de alivio cuando la persona en cuestión se da cuenta de que está a salvo y el supuesto desplome del suelo no era más que una broma.

 

Hasta aquí estamos de acuerdo en que hay un éxito rotundo en la comunicación: el slogan se cumple (“qué pantallas tan realistas, dan miedo“) y, lo que es mejor, la acción tiene todas las papeletas para convertirse en viral. Bueno, las tendría.

 

El problema surge cuando los que visualizan el spot piensan que todo es una farsa y aquello que la marca vende como una acción real e innovadora se queda en unos cuantos actores fingiendo ser asustados. Es decir, la comunicación fracasa estrepitosamente: ni realismo, ni miedo, ni pantallas LG,  ni ná.

 

 

Como se puede ver en los comentarios del vídeo en YouTube, el posible consumidor solo se queda con la idea de que LG les ha vendido un fake (¿reflejos de pantallas verdes en algunos planos? ¿por qué cambia la perspectiva del suelo falso según la cámara si es una imagen plana? ¿entonces no hay pantallas LG en el suelo, es todo post-producción? ¿y por qué la gente sale del ascensor en el mismo piso en el que se sube? ¿son actores, dónde está el realismo?).

 

Para nosotros se trata de una campaña de lanzamiento de producto de LG fallida que el espectador interpreta como publicidad engañosa. Juzgad el resultado vosotros mismos. ¿Tanto habría costado hacer la acción en la realidad para que la comunicación fuese honesta y, sobre todo, eficaz?

 


Publicado por Dani Vaca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR